Infobae utiliza cookies. Lea nuestra Política de Privacidad para obtener más información. Para eliminar este mensaje, haga clic en el siguiente botón: Acepto el uso de cookies

¿Se puede vivir del trading?

Apuntes y Monografías

21.01.2018 a las 17:12 hs 0 21380 0



Ya antes de responder si se puede vivir del trading; deberíamos responder la próxima pregunta: ¿Qué es el trading?

El trading consiste en la adquisición venta de activos financieros cotizados, como las acciones, como futuros referidos a: índices bursátiles, a materias primas, con divisas, bonos o bien CFDs. Se acostumbra a ligar el trading a operaciones de intradía o bien corto plazo y estimar al trading de medio plazo; inversión.

Hace unos años el trading era algo exclusivo de los brokers, firmas de inversión o bien grandes especuladores. Mas con el apogeo de internet y de las plataformas de inversión on-line miles los españoles efectúan trading desde cualquier sitio, con el único requisito de tener una cuenta abierta en un broker y un dispositivo electrónico con conexión a la red. Poco a poco más inversores invierten/especulan con ordenadores de sobremesa, portátiles o bien móviles.

Quedan lejos aquellos tiempos donde para adquirir o bien vender una acción había que ir hasta la oficina del banco a dar la orden. Y cada vez son menos asimismo los inversores que lo hacen por teléfono.

Por desgracia desde fuera, muchos inversores piensan que hacer trading es simple y que como hay un cincuenta por ciento de posibilidades de que un activo suba y un cincuenta por ciento de posibilidad de que un activo baje, no puede ser tan difícil; mas la verdad es que las estadísticas son asoladoras. Desde Bolsa General llevamos años repitiendo que menos del cinco por ciento de los inversores particulares ganan consistentemente en Bolsa y tardamos mucho en formar traders profesionales.


La primera cosa que debe hacer el inversor que desea entrar en el planeta del trading es abrirse una cuenta demo, una cuenta simulada con dinero virtual, que sirve para probar su forma de invertir y medirse al mercado. Esta fase debería perdurar meses y a lo largo de esta etapa se debería invertir tal y como si el dinero fuera real; sino más bien de poco serviría como acercamiento a los mercados. Tenemos que tener en consideración el factor primordial que hace que el noventa y cinco por ciento de los inversores particulares pierdan: el componente sicológico.

Las emociones son muy negativas en el trading: el temor, la ansía, la avaricia, la inseguridad, la alegría o bien la esperanza deben minimizarse al límite. La manera de minimizarlas y poder subsistir en los mercados es:

–Gestionando el riesgo: Poner stops, diversificar (no invertir todo el capital en una estrategia) y empezar a invertir solo con una pequeña una parte del capital. Meditar siempre y en toda circunstancia en la rentabilidad/riesgo.

–No apalancándose: El apogeo del trading en línea ha significado el incremento paralelo de las plataformas de trading con productos derivados. Con ellos un inversor puede llegar a ganar mucho dinero invirtiendo poco capital, utilizando el efecto apalancamiento. En ningún caso un inversor particular sin experiencia debería apalancarse o bien por lo menos no abusar del apalancamiento. El inversor principiante siempre y en toda circunstancia piensa primero en lo que puede llegar a ganar, cuando la primera cosa que debe meditar es lo que puede llegar a perder. Nunca se debería arriesgar más del dos por ciento del capital total para invertir en una operación.

–Teniendo un procedimiento de inversión y siendo disciplinados. Precisamos un procedimiento de inversión objetivo, por el que sepamos cuando adquirir, vender y donde poner el stop. Ese procedimiento debe probarse y testarse en la fase demo. Si no tenemos un procedimiento acabaremos comprando por emociones, noticias o bien comprando valores que creemos que son sólidos pues son empresas muy grandes que nos suenan. Telefónica, uno de los valores más comprados en España, está bajo los niveles marcados en el año dos mil uno y han pasado doce años.

Sin procedimiento tenemos todas y cada una de las papeletas para ser traders perdedores. El inversor debe delimitar su perfil de inversión. Su procedimiento debe ir conforme su horizonte temporal: intradía, corto plazo, medio o bien largo plazo. Cada horizonte temporal tiene sus inconvenientes y ventajas. El intradía demanda mayor dedicación y sin experiencia puede ser muy agobiante y provocar ansiedad; además de esto demanda agilidad y velocidad. Al paso que si invertimos o bien especulamos a medio plazo nos demandará paciencia y emplear stops holgados.

–Experiencia: El trading precisa de un aprendizaje anterior. No se debe tener prisa por invertir ni por invertir grandes capitales y abrasar etapas. Primero aprender operando en demo, después invirtiendo una pequeña una parte del capital y solo una vez dominemos el trading, acrecentar la exposición en Bolsa. Igual que un estudiante de primer año de medicina no operaría a corazón abierto, un trader debe prepararse primero o bien probablemente su paso por los mercados va a ser negativo y breve.

¿Se puede vivir del trading?

La contestación es sí, evidentemente, mas con muchos matices. La primera cosa que precisamos para invertir en bolsa es dinero. Sin capital no podemos elucubrar y es nuestra primordial herramienta de trabajo y por este motivo la primera cosa que debemos hacer por encima de todas las cosas es protegerlo; puesto que sin capital no vamos a poder proseguir invirtiendo. Es en especial esencial resguardar el capital y no malgastarlo en los primeros años de trading, cuando todavía aprendemos y cogiendo experiencia.

Con mucho capital es considerablemente más simple vivir de los mercados, por el hecho de que solo haría falta ganar una pequeña rentabilidad anual para lograr una esencial suma. Asimismo va a depender evidentemente de que capital consideramos preciso para vivir; esto sería una cuestión muy subjetiva. Hay que ser realistas y tener objetivos realistas. Si tenemos mil euros (en bolsa, da para poquísimo) vamos a tardar muchos años en el caso de hacerlo realmente bien, en tener dinero suficiente para proponernos poder vivir de los mercados. El contar con de poco capital nos va a impedir en un comienzo una buena diversificación.

El inconveniente nuevamente son las prisas. Es un bucle; como tenemos poco dinero, y deseamos ganar mucho, el inversor opta por tomar peligros superiores a los que su capital podría permitir y eso lo lleva a la veloz ruina buscando conseguir dinero velozmente. Solo hay una forma de ganar y subsistir a los mercados y es hacer dinero poquito a poco, mientras que se administra el peligro. En el instante que nos olvidemos de la administración del peligro, vamos a tener muchas papeletas a fin de que el mercado nos deje sin nada. En ese sentido jamás es conveniente jugarse en una operación más del dos por ciento del capital libre para invertir. Por servirnos de un ejemplo si tengo diez mil euros, para invertir, sería aconsejable en todos y cada estrategia, emplear stops-loss que si brincan supongan pérdidas no superiores a los doscientos euros. Si bien es una cosa obvia viene bien insistir; es mucho más simple proponerse vivir de los mercados con un millón de euros que plantearselo con quinientos euros. El refrán el dinero llama al dinero es una realidad.

No debemos tener prisa por transformarnos en traders y aquellos que tienen prisas acostumbran a perdurar poquísimo en este negocio. En este sentido, lo que considero publicidad falsa, es muy perjudicial. Si tenemos un capital inicial reducido debemos tener objetivos realistas y resguardar el capital y administrar el peligro sobre todas las cosas. Pirmero se debe meditar en concepto de peligro y más tarde de rentabilidad. La mayor parte de traders piensan solo en la hipotética rentabilidad y solo se acuerdan del stop cuando la estrategia amontona fuertes pérdidas.

Puede haber algún iluso que piense empujado por ese género de publicidad, que la bolsa es simple y que leyendo un manual te transformas en un trader y ya estás dispuesto para operar. Podríamos poner por poner un ejemplo la fotografía de un cirujano y poner que el cirujano gana treinta mil euros al día con opciones binarias sin esmero y sin conocimientos, mientras que opera a un enfermo a corazón abierto, mas eso es una quimera. Sin conocimientos y con productos complejos su paso por los mercados va a ser muy breve y probablemente ese inversor terminaría maldiciendo los mercados. Evidentemente dar esa imagen de sencillez es mucho mejor para la mercadotecnia de empresas de productos financieros, mas no es la realidad. Se vende una imagen tan idílica del trading, hablando solo de los aspectos positivos del trading que poco a poco más gente desea dedicarse a esto. Si hacemos trading podemos considerarnos traders, mas si deseamos vivir del trading nos va a hacer falta más que autodenominarnos traders o bien ponernos una corbata. El habito no hace al fraile. Los resultados van a ser los que nos juzguen como traders, solamente.

Asimismo es frecuente imaginarse imágenes idílicas: un trader en una playa paradísiaca con un portatil operando y con una sonrisa de oreja a oreja mientras que se toma un daikiri. A una parte del tema de que la arena y los portátiles no conviven bien, afirmemos la verdad, el trading como cualquier otra disciplina, se tiene primero que aprender y requiere esmero y dedicación. Es cierto, España es el país del pelotazo, está en nuestra cultura, “quiero hacerme rico sin hacer nada”. A aquellos que les guste esa filosofía que se olviden del trading. El trading es estudio, disciplina y esmero. El noventa y cinco por ciento de inversores particulares pierden, no se olviden de esa estadística y la mayor parte de ellos no se han esforzado en aprender como marchan los mercados, ni tienen ningún procedimiento de trading, adquieren y venden por intuición o bien buscando la lógica en las noticias.

El colmo en este sentido, sería invertir o bien elucubrar en los mercados con dinero que necesitamso urgentemente o bien que nos resulta preciso para vivir o bien para gastos imprescindibles. Cuando esto sucede el componente sicológico nos afectará aún más de lo común, condicionandonos para perder el capital. Solo debemos invertir o bien elucubrar en los mercados aquel dinero que estamos prestos a perder, si bien evidentemente nuestra pretensión sea rentabilizarlo.

Para supervisar las emociones es esencial no aplancarse sobre nuestras posibilidades. Le garantizo que no es exactamente lo mismo invertir pequeñas cantidades que invertir grnades cantidades de dinero. Se podría hacer una prueba, si bien es posible que les salga carísima, con lo que no es conveniente. Adquieran un activo con 0,1 lotes y situense un pulsómetro, anoten los resultados. Más tarde adquieran ocho lotes de un activo y miren la alteración de su pulso. Probablemente el ver las fuertes alteraciones en su cuenta ante pequeños movimientos del mercado, aparecerá la ansiedad, se van a poner inquietos y eso no ayuda para efectuar un buen trading. Cuanto más apacibles operemos mejores resultados vamos a poder obtenter. Asimismo es conveniente para sostener la psique despejada efectuar ejercicio y abrasar el estress que muy frecuentemente provoca este trabajo.

Otra falsa premisa falsa es meditar que la meta es adivinar lo que sucederá en el mercado. El trader debe aprovechar lo que haga el mercado, no adivinarlo y nunca debe pelearse contra el mercado. El mercado siempre y en toda circunstancia lleva la razón. En este sentido muchos principiantes afirman fases tan ridiculas como “la subida o bien la caída es falsa”. Si adquiero una acción a seis euros y vendo a siete euros, que afirmen lo que deseen, hemos ganado un euro por acción y nos da lo mismo que un sensato analista nos afirme que si está sobre valorado o bien que si es una subida poco fiable… eso es literatura. Al trader solo le importa vender más arriba de lo que adquiere.

Es esencial tomar en consideración que los traders convivimos con las pérdidas. Perder es una parte del negocio. Hay que saber aceptarlas. Los stops se ponen a fin de que brinquen, cuando deben saltar; son nuestro salvavidas. Es imposible ganar siempre y en toda circunstancia. En ese sentido la experiencia es esencial, puesto que en los primeros años es durísimo psicológicamente ver como te brinca un stop de pérdidas y después el activo evoluciona como pensabas en un inicio. Eso empuja a muchos traders, a dejar de utilizar los stops, paso que les va a llevar a la ruina y a quedarse cogidos.

Imaginénse que tienen un procedimiento que les ha hecho hacer dinero a lo largo de cinco años tras trescientos operaciones y que de pronto vienen cinco meses malos, donde pierde una parte de lo ganado, ¿sería capaz tras cuatro operaciones malas siguiendo su procedimiento de inversión, continuar la quinta?

Ahora imagínese que está comenzando, no ha probado en demo, ni ha testado su sistema, lo prueba de manera directa en el mercado y tiene cuatro operaciones malas, ¿sería capaz de continuar la quinta? Probablemente no, por el hecho de que ni se fia de su procedimiento. Como deseo explicar, el trading no es cuestión de fe, sino más bien de esperanza matemática, de probabilidades. Si tenemos un procedimiento que con el tiempo gana dinero lo proseguiremos, mas debemos por este motivo asegurarnos bien que el procedimiento es ganador, y que lo es en el medio/largo plazo, no en un instante determinado del mercado; el testeo en demo es fundamental.

No escuchen cantos de sirena. Sin capacitación y sin conocimiento van a ser pasto del mercado, la maquinaria les devorará. Fórmense, tomense tiempo en aprender y adéntrense en el mercado poquito a poco hasta estar preparados. Su cuenta se lo agradecerá.




Posteado por:

megacorp

Novato

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.
Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!